traficoperu.com - Agencia de Viajes y Tour Operador en Lima Peru

 



 


 

guías turísticas de ciudades del mundo > buenos aires

buenos aires

Junto al Río de la Plata, se yergue apasionada como el tango, Buenos Aires, la ciudad más elegante de Sudamérica. La "Reina del Plata" como canta la letra de un tango. Un auténtico mosaico donde conviven las más modernas construcciones con antiguas casonas coloniales, museos, teatros, cafés y music-halls capaces de empapar de arte, gastronomía cultura y tango al visitante.

Con casi 12 millones de habitantes, la octava urbe más poblada del mundo, y una de las más extensas en superficie, Buenos Aires es la puerta cosmopolita de la Argentina. Pero sobre todo es la ciudad de los "porteños", como se conoce a sus ciudadanos. La intensa inmigración Europea, que siempre ha caracterizado a la capital de Argentina, ha ido conformando ese marcado carácter internacional que hoy día se respira por cada poro de su piel. Se escucha gallega y asturiana en la Plaza de Mayo, se siente italiana al paso de La Boca y huele a francesa en calles como Alvear y Arroyo.

Buenos Aires, con la mirada puesta en Europa y el cordón umbilical ligado a América, se descubre como una ciudad libre de matices y con una personalidad cambiante. La ciudad cuenta con poco menos de 50 barrios, cerca de 100 cines y 60 salas de teatro, 80 museos, 700 galerías de arte, más de 10 estadios de fútbol, un hipódromo, canchas de polo, golf, 5 emisoras de TV de aire y más de 60 canales de cable, innumerables estaciones de radio AM y FM e incontables cafés.

Está ciudad ha crecido a partir de barrios dispersos a los que el progreso y la inmigración han ido integrando en un mismo entorno. Los cincuenta barrios porteños cuentan su historia conservando sus características y sus peculiaridades. La capital argentina se presenta al visitante ofreciendo las facetas diversas que configuran los lugares por los que transita. En el centro de la ciudad se concentran los espacios vinculados con la administración pública y las principales entidades bancarias y financieras, y adosados al sector los núcleos culturales de mayor importancia, buena parte de los comercios y los hoteles de categoría.



Entre los lugares más hermosos de la ciudad está el Parque de Palermo, que constituye un paraíso con su fresca brisa, sus frondosos árboles y sus apacibles lagos. Es uno de los barrios más amplios de la ciudad. Está dividido en tres sectores, guardando cada uno de ellos sus características propias: El conjunto formado por el Jardín Botánico, el Jardín Zoológico y el Rosedal, que constituye el pulmón de la ciudad y que describe una zona de amplios parques verdes y arbolados con lagos artificiales; Palermo Chico, una distinguida zona residencial ocupada por lujosas mansiones y sedes diplomáticas; y Palermo Viejo, una barriada sencilla inmortalizada por Borges en sus creaciones literarias y conocida también como "Villa Freud", por la cantidad de psicólogos que viven allí.

La reordenación de la zona centro, la restauración de los distritos históricos y la reconstrucción del Puerto Madero, son muestras claras de la remodelación a que está asistiendo la capital. Así, el Distrito de Avda. de Mayo, o el famoso Barrio de San Telmo, están siendo objeto de intensísimas obras de rehabilitación y restauración. Cada barrio guarda su propia idiosincrasia: La Boca, San Telmo, Villa Crespo, Balbanera, Caballito, Flores y otros más alejados como Pompeya, Mataderos y Liniers son lugares que esperan al visitante para contarle una historia.

El Distrito Español (Distrito de Avda. de Mayo), así denominado por su gran parecido arquitectónico con Madrid, fue centro de inmigración española a principios de siglo. Y, mientras que éste está siendo restaurado con la subvención del Gobierno español, es la iniciativa privada la que ha promovido la rehabilitación del popular Barrio de San Telmo, que se erige como el más antiguo de la ciudad. Se encuentra provisto de las mejores galerías de antigüedades y de las más famosas tanguerías; bares y restaurantes. La feria de antigüedades que celebra todos los domingos, constituye toda una atracción popular, donde artistas, artesanos y bohemios se instalaron dejando su eco en las viejas casas, que se van adaptando a la modernidad. El evento tiene lugar en la Plaza Dorrego. Cerca de allí se localiza el Parque Lezama, donde presumió Pedro Mendoza originalmente fundar la ciudad. La Manzana de las Luces es un conjunto de edificios que simbolizan la historia y la cultura argentina.

La Zona Portuaria fue desde la época de la colonia el mayor centro exportador e importador del país, el motor de su progreso y el primer lugar que vieron los inmigrantes que arribaron a Argentina hace un siglo. Actualmente en las instalaciones desactivadas de los viejos diques se lleva a cabo un ambicioso proyecto urbanístico. Uno de los barrios más pintorescos de la ciudad se encuentra en esta zona, junto al Riachuelo, La Boca, cantada en los tangos, donde los inmigrantes, genoveses, la mayoría, levantaron sus viviendas con chapas y otros materiales rescatados de la antigua actividad del puerto.

El barrio se vistió de colores con el correr del tiempo de la mano del artista Benito Quinquela Martín y aún se conserva está arquitectura tan singular, que alcanza su máxima expresión en un rincón donde se encuentra la famosa calle Caminito, una de las más típicas y visitadas de la ciudad, porque recuerda a la letra de un tango cantado por Gardel, del compositor Juan de Dios Filiberto.
La Plaza de Mayo, constituye el centro neurálgico del poder gubernamental. Las palmeras y un monumento central adornan esta bella plaza enraizada con la historia del país. Su espacio ha sido testigo de las principales manifestaciones y concentraciones ocurridas desde la independencia. Desde su fundación en 1560, los más importantes acontecimientos se han desarrollado en ella. Todos los poderes están representados en los edificios que la rodean: la Casa Rosada, sede del Ejecutivo, edificio, que se construyó en 1894 sobre los cimientos del primitivo fuerte y la Casa de Virreyes; es interesante asistir al cambio de guardia de los Granderos y conocer la Banca de la Nación Argentina, la Catedral Metropolitana y el Cabildo, sede del Ayuntamiento. En el centro de la plaza está la Pirámide de Mayo, un obelisco alrededor del cual las Madres de la Plaza de Mayo continúan manifestándose cada jueves por la tarde contra las atrocidades cometidas durante la dictadura del general Videla para recordar a sus hijos y nietos desaparecidos.

Detrás de la Plaza de Mayo se alza, monumental, el Ministerio de la Guerra. En los alrededores se puede disfrutar de espacios abiertos en el Parque Colón, en el que se encuentra el Monumento a Cristóbal Colón, obra del florentino Arnaldo Zocchi, realizado en mármol.

Caminando por la Avenida Libertador y la Plaza Británica encontrará algunos de los principales monumentos históricos de la ciudad, comenzando por la Torre de los Ingleses, uno de los lugares más altos de la ciudad, que fue donada por la comunidad británica en 1916 con motivo de la celebración del centenario. A unos pasos de la Torre, y ya en el Barrio de La Recoleta, se suceden varios de los mayores atractivos de Buenos Aires: la Iglesia del Pilar, la Plaza del Pilar, el Monumento al Libertador (estatua ecuestre del general San Martín), el Centro Cultural, que recoge las más significativas representaciones de las artes y las artesanías argentinas y el Cementerio de la Recoleta, que da su nombre al barrio, es uno de los camposantos más bellos del mundo, hasta el punto de que la mayoría de sus panteones han sido declarados Patrimonio Nacional. El cementerio alberga las tumbas de grandes personajes argentinos, como Eva Perón. Por otro lado, La Recoleta es el barrio utilizado por las clases de alto nivel económico para su residencia además de ser un lugar ideal para los paseos y reuniones, concentrando los establecimientos gastronómicos más lujosos.

En Buenos Aires existen calles eminentemente comerciales, como la elegante Avenida Santa Fe o la peatonal Florida; otras que nunca duermen como la Avenida Corrientes; algunas españolísimas como la clásica Avenida de Mayo; la calle de los cines, Lavalle; o la más ancha del mundo, la avenida 9 de Julio, que tiene 130 metros de anchura y en cuya intersección con Corrientes se alza el famoso Obelisco, símbolo de la ciudad. A sus pies los talleres subterráneos del Teatro Colón, que son un verdadero museo y muy cerca el propio edificio del Teatro; y la Avenida Rivadavia, 30 kilómetros de calle edificada por ambos lados, considerada la de mayor extensión del planeta con 26.667 números.




En la ciudad han surgido grandes y lujosos centros comerciales conocidos como "shopping centers", que combinan locales comerciales de categoría y patios de comida, con interesantes proyectos arquitectónicos. Como ejemplo cabe destacar el Patio Bullrich y el emplazado en las Galerías Pacífico.

En una ciudad de casi 200 kilómetros cuadrados y cuatro millones de habitantes como es Buenos Aires, la oferta cultural resulta extensa y variada, especialmente en lo relativo a museos y centros culturales. Entre los más interesantes destacamos: el Museo de Bellas Artes, el Museo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco, el Museo de Arte Nacional de Buenos Aires, el Museo de Arte Folklórico Argentino, el Museo de Arte Decorativo, donde se aloja el Museo de Arte Oriental, el Museo y Biblioteca Ricardo Rojas, el Museo del Cabildo y la Revolución de Mayo. Entre los más selectos museos bonarenses está también el de la Casa de Gobierno, y si se desea salir del tradicional concepto de los museos convencionales, es preciso acudir al "Presidente Sarmiento", una fragata de casi cien años que fue empleada como buque escuela durante algún tiempo. En la actualidad, hace las veces de museo (se encuentra anclada en la Dársena Norte). El "Uruguay", otro buque escuela reconvertido puede ser un buen complemento.

Los habitantes de Buenos Aires son conocidos como porteños, debido a la influencia del puerto en el desarrollo de la ciudad. Son cultos y arrogantes, de rápidas y filosóficas respuestas. Utilizan a menudo una jerga llamada "lunfardo" que consiste en deformar el propio castellano y otras lenguas aportadas por los inmigrantes. Se trata de un lenguaje vivo que se nutre constantemente de expresiones circunstanciales o improvisadas y en el que se suele invertir el orden de las sílabas. Aunque tuvo su origen en las clases marginales hoy se ha extendido a todos los niveles sociales y es frecuente escucharlo en los tangos, en los medios de comunicación, y hasta ha sido utilizado por los escritores más importantes del país. Hablando en "lunfardo" las "minas" son chicas, los "tipos" son hombres y la "guita" el dinero. Un "otaro" es un idiota. "Yirar" es caminar. "Morfar" es comer, un "faso" un cigarrillo, "afilar" es galantear y "amurar" abandonar a alguien. El policía es un "botón", el ladrón un "chorro" y "mechera" la ladrona. Un "bacán" es un adinerado o que simula serlo y que mantiene a una mujer pagándole los gastos y una "milonga" es una mujer de vida fácil. "Gambetear" es eludir y un "maula" es un cobarde. Necesitará prestar atención porque puede perderse en este amasijo de palabras que salpican el castellano voceado de los porteños.


 

Free counter and web stats

Free counter and web stats